jueves, 18 de noviembre de 2010

Capitulo #5 "El parque"

Era sábado.

Caminaba por la calle, la semana había pasado tan rápido. No había vuelto a ver a David, cosa que me preocupaba. ¿Me preocupaba?... ya no sabia ni lo que estaba diciendo. En realidad ver a David se había convertido en una necesidad a pesar de lo irritante que él pudiese ser. No me importaba si llegaba tarde a clase, yo tenia que verlo. Pero como dije, el no había aparecido en estos últimos tres días.

Aun tenia sueños con el accidente que había pasado el martes pasado. Había algo de traumatismo en mi cabeza acerca de este asunto, sin embargo tratar de olvidar debía ser la mejor medicina.
La mañana estaba un poco fría, y en las calles apenas pasaba gente. El cielo nublado y todo este escenario tan deprimente me hacia sentir en casa. Es extraño…

No me apetecía platicar con alguien, lo único que buscaba ahora era paz mental, cosa que no encontraría en mi casa. Mis padres decidieron invitar a desayunar a unos “importantes” empresarios que habían llegado de Italia, y lo mas seguro era que estuviesen ahí todo el día.

Vague por muchos sitios, conocí lugares que ni siquiera había visto y visite los lugares mas pobres de la pequeña ciudad donde vivo. Ahí, la vida si parecía ser demasiado dura… Pero a pesar de la carencia de dinero, ellos parecían ser felices de alguna manera. Todos convivían como si fueran las personas mas adineradas del mundo. Lo eran, para mi.

Me regrese por donde había venido, pero antes tome un pequeño desvío hacia el parque. Ahí, apenas había personas, cada quien en su mundo. Imagine en cuan diferente seria mi vida si no fuese una niña acaudalada. En realidad, ni siquiera me importaban ese tipo de cosas, yo no soy superficial.

Tenia algo de hambre. Pensé en ir a comer a algún restaurant cerca de aquí, pero por desgracia no traía conmigo dinero alguno… Suspire.

Algo olía deliciosamente bien, mas bien diría que alguien. Era una fragancia de hombre, eso lo tenia claro, lo que no tenia claro era de quien era. El olor me parecía conocido. No quise voltear a verle la cara a quien fuera que estuviese detrás de mí.

—No debería una chica estar tan sola… -dijo David a mi espalda. Reconocería esa voz… por eso supuse que era él.

— ¿Qué quieres? –dije cortante.

—Hmm, yo nada. Solo quería saludarte. –¿Por qué ahora tan amable?

—Que considerado… -dije un poco enojada. Rodeo la banca y se sentó a mi lado. Estaba vestido con un pantalón de mezclilla, una playera blanca de manga corta y arriba una chaqueta de cuero negra la cual había dejado abierta.

—Jenyfer, es un simple y cordial saludo. No hay porque enojarse. –el parecía estar hablando muy serio.

—La cosa es que odio la manera en que cambias de humor…

—No sé a que te refieres, solo he sido amable… -¿Estaba hablando en serio? ¡Descarado!

—¿Bromeas?... Lo único que has hecho es demostrar lo bipolar que eres.

—Jenyfer, perdón -¿qué?-, sé que he sido un poco duro contigo, pero no esperes algo bueno de mi.

—No lo esperó.

—Bien. Así es mejor, créeme. No querrás saber como soy en realidad.

—Cierto… -él me miro confundido.

Nos quedamos ahí, sentados, sin decir nada. Me alegraría un poco decir que al menos me dirigía algunas miradas, pero no. Él miraba al vacio mientras yo veía por el rabillo del ojo su sexy perfil. ¿Acabo de decir sexy?

—Creo que ya es hora de irme… vámonos. –No creería que me fuese a ir con él, ¿verdad?

—De ninguna manera, yo puedo irme sola. –me tomo fuertemente del brazo y me llevo con él hasta la puerta de un Mini Cooper negro.

—Vamos Jenyfer, solo te ofrezco llevarte a casa.

—No, gracias. –en realidad no quería ir a casa.

—¿Por qué no aceptas?

—No quiero irme a casa, así que gracias. Tu te puedes ir si quieres… -le dije mientras intentaba zafarme de él.

—Entonces al menos, acepta ir a comer conmigo.

—Mucho menos eso… -empecé a caminar de nuevo hacia la banca donde había estado sentada y él me siguió-. Solo deja de molestarme David.

—Sabes que hare caso omiso a eso…

—Lo intente… -dije para mi misma. Pare y di media vuelta para encararle.

—Entonces… ¿aceptaras venir a comer conmigo?

—Solo si prometes que…-el tapo mis labios con uno de sus dedos.

—Shhh, tratemos de llevarnos bien… -sonrió.

Tomo mi mano derecha y de nuevo me llevo al que parecía ser su carro.
Me preguntaba como seria comer con el… Me refiero, supongo que debe ser interesante ¿no?...

3 comentarios:

MARY "Smile Dark" dijo...

Hola!!! me encanto!!!! super... cada ves me encanta mas :) espero que la sigas.....:) agregame si quieres al msn nilmarys_princess26@hotmail.com
Pd: chequea mi blog ay una mini sopresita para ti :)

Mixx ^^ dijo...

Me gusto, pero demasiado de corto!! Me gustaba mas el primer y segundo cap en la forma de redacción, algo cambio, igual me gusta claro esta.

Besos.

Angy dijo...

Muy bien-esta hermoso.Me encanta.
Escribes bien-Te felicito.Q pasas un lindo finde......Tienes premios en mi blog,espero q te gusta.
(^mordiskos^)

http://checktheseblueskiesout.blogspot.com/2010/11/premio-viernes-de-mi-suenos.html