lunes, 24 de enero de 2011

Capitulo #12 "Basta de ser cursi"

Esto no es lo que deseo para vivir. No quiero convertirme en un juguete de un misterioso chico sexy. Esto empezaba a parecer una típica historia de amor imposible, puedo decir que hasta paranormal llegaba a ser. … Ya saben, yo si quiero, él también quiere pero no puede o algo así. De todas maneras hay muchos otros. Y aunque él si que era un poco extraño no había ninguno como él. ¡¿Qué diablos me pasa?! Yo salgo ahora con Peter y debo respetarlo. ¿Qué mas puedo pedir? Es popular, universitario y capitán del equipo de futbol americano, muy guapo y… se lo robe a la “reina” Clarissa. De alguna manera, esto es lo que había soñado toda la vida desde que Clarissa me había declarado la guerra.

Yo aun seguía atontada en su mirada, podía también sentir un poco de mareos.

—Jenyfer, entiéndelo. –dijo David. Mis manos aun estaban sujetadas por las de él, lo supe por el sudor que había entre el tacto. ¿Era yo o era él?... Debo ser yo.

—¿Ah? ¿Qué se supone debo entender? No sé tu pero… yo lo entiendo perfectamente –mentí.

—Y ¿qué entiendes? –pregunto confundido.

—Que… bueno no debes encasillarte con una sola chica ¿cierto? Y pienso exactamente como tú y
lo siento. Siento haber pensado que teníamos alguna conexión por el estilo. –mis labios temblaban un poco. Le diría que hay que olvidarlo, que habían sido solamente unos besillos. Nada de qué preocuparse-. Descuida David, nadie se enterara que… ya sabes, nos besamos.

—No te comprendo, hace un momento me pediste que no me alejara de ti. –dijo con un tono de
voz algo, como explicarlo, ¿triste tal vez?

—Pff, David, eso paso hace mucho…

—Minutos, te recuerdo. –me interrumpió.

—¿Y quién lo recuerda? No era enserio, a veces me dejo llevar por el drama y no puedo parar.
Soy solo una adolescente… -sentencie.

—Si, eres solo una adolescente.

Me puso con un poco de brusquedad en la cama, se levantó y salió por la puerta. Me recosté con los brazos estirados sobre el colchón y las todavía tibias cobijas.

Mi actuación no había sido del todo madura, pero él había jugado conmigo, al menos así lo había tomado yo. A partir de ahora me haría la fuerte, parecería una chica sin sentimientos. Pero la verdad era que me quemaba por dentro al ver a David, al sentir a David. Él le había dado a mi vida una vuelta de 180°… Desde este momento me diría “¡Basta de ser cursi!”

En mi cabeza resonaban esas palabras con tanta intensidad. Me dejaría de comportar como una niña pequeña para dar paso a mi etapa de madurez. ¿Enserio iba a hacer eso?

Estoy segura que lo difícil no seria aparentar, sé muy bien lo que es eso. Siempre tratando de fingir que la vida de los niños ricos como yo es perfecta. Lo que en realidad iba a ser un arduo trabajo era creérmela. Creerme yo misma al pensar que ya no siento nada por David. Como diría yo, fue una especie de romance fugaz pero… hubo algo. Algún tipo de conexión que en verdad sentí.

Cerré los ojos lentamente cayendo victima del cansancio.

Me encontraba en un bosque sombrío. Lleno de sombras que me asustaban, con unos grandes árboles que parecían ser de color negro o tal vez su verde era demasiado oscuro. Estaba casi segura que eran negros…
En mi interior había una sensación de miedo y angustia, y yo queriendo gritar no lo hice. No obedecí al impulso que mis pulmones y mi voz querían sacar. Como una espina enterrada, como una bala en el pecho.
Di unos cuantos pasos hacia lo mas oscuro del bosque, y lo sabia porque del otro lado parecía haber luz. No de esas luces resplandecientes sino como cuando vez una luz de alguna casa a lo lejos. Pero, ¿Por qué yo caminaba hacia la oscuridad? ¿Era eso lo que exactamente estaba haciendo con mi vida. Por el rabillo del ojo vi una sombra de un hombre a mi derecha, simplemente de pie. Observando cada paso. Se desvaneció dejando un rastro de neblina negra. Raro…

Sentí que una mano me tomaba del hombro izquierdo, voltee y vi únicamente la niebla negra.
Abri mis ojos rápidamente. Fue solo un sueño, uno que se sentía casi real. Eran aproximadamente las cinco de la tarde. Con un sol que casi no se notaba en el cielo nublado. Me pare de la cama y camine hasta mi baño. Me moje la cara con un poco de agua sin siquiera pensar si estaría fría o caliente.

Sentí el helado liquido caerme encima.

2 comentarios:

Nesbell dijo...

Estuvo muy cortooo!!! Pero aun asi genial Publica pronto!

annalie beauvoir dijo...

Creo lo mismo qu Nesbell, demasiadocorto, quiero saber que pasa con David!!!! y que va a hacer con Peter, publica pronto